miércoles, 28 de julio de 2010

No quiero que se lo pierdan




Como todos saben desde hace un tiempo escribo para la revista San Isidro Style, y en el último número editamos una nota re linda sobre la historia de los perfumes Guerlain. Un lujo que la marca me autorizara. Todo lo que aprendí mientras la escrbía fue super y las fotos que me dieron son preciosas. Aquí les dejo una del interior de la boutique en Paris, que hoy es un edificio protegido, las que estàn en la revista también son preciosas. Bueno, para que no se lo pierdan!!!

domingo, 13 de junio de 2010

Rosa Schocking de Elsa Schiaparelli


En los años 20 una precursora de la moda se hacìa notar en Italia. Su nombre era Elsa Schaparelli. Con los años se convirtió en uno de los íconos de la industria, casi en los mismos años que Chanel. Hablar de ella era hablar de lujo, sencillez y buen gusto. Comienza con la creación de las fragancias alrededor de 1934, y su nombre se recuerda especialmente por dos de ellas: Schocking en el 1937, llamado de ese modo, por el color rosa fucsia, o chicle, ò confite que era su color insignia y que es el mismo que usamos en el logo de Arkadia y Zut en 1949, mucho mejor perfume, y también con la etiqueta rosa schocking. Bueno, para no fallarles y como el Schocking todavía no apareció les acerco una fotito de Zut, con frasquito de cristal, Extracto del año del lanzamiento. Que lo disfruten.

domingo, 6 de junio de 2010

Quienes sigue nuestro blog, saben que los domingos son el día ideal para divagar, recorrer sin tiempo los lugares y los negocios que amo, y descubrir aquellas sorpresas que Buenos Aires nos depara.
Ayer, luego de almorzar con una amiga, salí a caminar sin rumbo por las calles viejas y menos transitadas, me detuve en un negocio donde rara vez entro, y me puse a mirar los estantes colmados de pequeñeces, la vista vagaba, sin rumbo ni intención determinada, hasta que ¡Ups! me topé con una preciosura de frasquito, desconocido, me puse los anteojos…. y allí apareció el nombre: Miss Dior!!!!!!!
Sí leyeron bien: Miss Dior. El primer perfume de Christian Dior, editado con el nacimiento del New Look, allá por el 1947.
Tenía una salida de Gálbano, Gardenia, y Salvia, las Notas de Corazón de Nerolí, Rosa y Jazmín naturales y la clásica Base Chypre, de Musgo de Encina, Patchouly y Lábdano. No sé si hará falta contarles que como todos los frascos de esa época es de cristal de Baccarat, tiene una etiqueta que bien puede ser una mariposa ó una etiqueta coronada por un moño, todavía mantiene su aroma, y huele rico, aunque cansado por los muchos años, pero todas sus notas son aún perceptibles. Y bueno, es básicamente una lindura. Pasé mucho rato mirándolo, pensando por que manos pasó, quien fue su dueña, que cuello perfumó y para que instancias, recordemos que en aquella época, el perfume era todavía un lujo sólo para grandes eventos. Pues bien, aquí está disfrútenlo tanto como yo, y sepan los no entendidos, que es una verdadera rareza encontrar uno de estos frascos.

jueves, 20 de mayo de 2010

Perfume Hecho a Mano....

Hablando con mi amiga y asesora de Prensa Sissi Ciosescu, llegamos a la cuenta que hablábamos de Perfume Hecho a Mano y de ateliers de fragancias ya en el año 88/89. Para demostrarnos que fuimos pioneros en el tema, me recuperó esta nota que hicimos allá lejos y hace tiempo.

… y al final que linda foto/nota que armamos!!!

El fotógrafo como siempre, en esa etapa Guillermo Rondini.




Hasta la próxima. Liliana


miércoles, 12 de mayo de 2010

... mi primera vez.

Ordenando papeles y buscando datos, encontré esta, mi primer nota, que fue para la Revista Para Tí.
Fíjense que lindo todo, trabajamos como desorbitados todo un día, con Carolina Otero, una genia, y Guillermo Rondini, un inolvidable fotógrafo para todos los que tuvimos la suerte de trabajar con él.

Además vean el año!!! 1988, Para Ti ya hablaba de aromas en la casa, que bueno!!! , y yo que me había olvidado.
Bien, aquí para el disfrute de todos.

Los saluda, Liliana

domingo, 9 de mayo de 2010


Como muchos “finde”, ayer fui a San Telmo, y entre charla y charla con mis amigos de El Buen Orden (tienda que recomiendo, si no la visitaron, no conocen el “Must” San Telmo), y no se imaginan lo que encontré!!!
Un frasquito de Arpège ¡original!, la fragancia que Jeanne Lanvin creó en 1928 para su hija Marguerite, una famosa concertista de la época; de hecho, el nombre significa Arpegio, y es una de las fragancias que hizo historia dentro de la propia historia de los perfumes.
La fragancia está intacta, como evidentemente la botella quedó siempre dentro de la caja, cerrada hermética y a oscuras, la fragancia se conservó, y se pueden esnifar perfectamente sus frescas Notas de Salida, con el durazno y la bergamota; las deliciosas Notas de Corazón, de Jazmín, Rosas, Ylang Ylang y Lirios naturales, las contundentes Notas de Base a cargo del Sándalo, los Nardos y el Vetiver. Fue diseñada por André Fraysse, uno de los primeros perfumistas que trabajó en exclusiva para una casa de moda.
Se envasó en un frasco de vidrio cuadrado, con toques dorados, diseñado por Albert Rateau y realizado por Brosse Glassworks, lleva tapa de baquelita, con el logo de la casa tallado.
Como dato extra les cuento que la cantante Ada Falcón, pionera de las mujeres argentinas del espectáculo, y para quien dedicaran el tema Yo no sé que me han hecho tus Ojos, usaba este perfume hasta para quemarlo en los 5 hogares de su casa de Palermo Chico, y la fragancia era un regalo que le enviaba el Maharajá de Kapurtala, locamente enamorado de ella pero a quien ella nunca correspondió.
Con la dificultad que significaba realizar una fragancia con tantos elementos naturales, mi Arpège todavía huele a cielo.

lunes, 26 de abril de 2010

La Gran Dama se perfuma



1928


Nicolás Mihanovich, un soñador húngaro radicado en las costas de nuestro país elije un terreno sobre la perfumada costa del Río de la Plata, plasmada de los azules y azafrán de las fragantes flores de las centáureas y las artemisas, para erigir su sueño: una torre de 20 pisos, que fuera la más alta de la ciudad, desde la que se pudiera ver la misteriosa y ancestral ciudad de Colonia, que desde hace un par de siglos flota en el horizonte del Río iluminando la noche porteña como un lejano fantasma.

El sueño comprendía un parisino “Cul de Sac” para comunicar los tres edificios, dos al frente y al fondo una torre piramidal de 80 metros que remataría en oficina, mirador y faro para controlar su flota de barcos cruzando el río; y un importante portón de gruesas y trabajadas rejas que custodiaban la calle privada.
El arroyo que serpenteaba poblando de malezas, hierbas y flores perfumadas sus laderas hasta llegar al Río de la Plata, era ya a esa altura de nuestra historia sólo un recuerdo, ahora lo reemplazaba una pequeña calle, tan serpenteante como el arroyo, pero de aromas mucho más citadinos.









1998

En el centro mismo de la Ciudad de Buenos Aires, una antigua residencia duerme una larga siesta en uno de los rincones más emblemáticos de la ciudad, en la curva del antiguo cauce que ya recibe oficialmente por ello el nombre de Calle Arroyo

Detrás del enorme portón de elaboradas rejas se extiende la callecita interna, hoy solitaria colectora de una letanía de aromas de tiempo.

Allí las hojas encuentran refugio en el otoño, y el aroma a verde se vuelve dorado y seco; la lluvia se resguarda en remolinos de viento y gotas perfumadas; los años pintan su pátina inclemente en grises paredes que ocultan hasta aquel viejo mirador en el que su dueño oteaba el horizonte, desde la parisina Buenos Aires hasta la mítica Colonia en las costas uruguayas.
Al final del pasaje todavía se erige la torre, hoy solitaria espectadora de los curiosos que nos detenemos frente al viejo portal a mirar, oler, soñar, porque una ciudad que se respira queda en la memoria para siempre… la calle Arroyo recopila magia y el olvidado pasaje privado para carruajes es el refugio obligado de los perfumes que despiertan su nostalgia.

2001

Pero en este año, casi todo cambia, y amparada por una de las mejores cadenas hoteleras del mundo, la vieja residencia decide sacudir su modorra y despierta del largo letargo convertida en unos de los hoteles de lujo más sofisticados que ha visto nuestra siempre curiosa ciudad. La callecita interna se transformó en Lobby, y el mirador es una suite, sus ventanas recordando antiguos placeres curiosean todavía la lejana Colonia…
Pero estos datos no bastan para su director, un francés que quiere plasmar un viejo sueño: que todo el hotel (sus 20 pisos) luzcan como una gran dama con un seductor y único perfume, tan exclusivo como el lugar en el que habitará.





… perfumando a “La Gran Dama”


Fui convocada en esa instancia y en ese desafío: dotar a una gran dama de su sello personal. Debía ser recatado pero impactante, suave pero persistente. Diferente pero familiar, dar sensación de cobijo en el destemplado invierno porteño, pero al entrar en el denso verano citadino era necesario remarcar sus notas frescas. Debía reflejar su ascendencia francesa, pero su asentamiento en tierras sudamericanas. Conformar la impronta ocurrida en el Oriente por su director pero también su back ground francés. Debía “oler” a tradición pero no a viejo, ni femenino ni masculino, clásico y heterogéneo.

Mi atelier se ubica en una calle del barrio antiguo de la ciudad, plena de adoquines y árboles, en primavera es singularmente sombreada, y los fines de semana es en particular solitaria. Allí me recluí.

Más de una jornada me senté frente al “Órgano”, mesa de trabajo de los maestros perfumistas, que contiene en promedio unas 400 materias primas básicas, y que lleva igual nombre que el que acaece las músicas de las catedrales.

Elaboré algunas muestras, pero ninguna llegaba a cumplir los requisitos de la Gran Dama: muy frescos ó muy dulces, muy “fougere” (musgos) ó demasiado “Chypres” (floral agreste) tan modernos, ó demasiado formales. Descarté una a una, gran variedad de materias primas y muestras en estadíos iniciales, hasta que una solitaria mañana de sábado cuando el sol jugaba a las escondidas con los frondosos fresnos, como cuando un músico ensaya en su pentagrama vacío el mejor combinar las “notas” de una nueva sinfonía, un “do, re, mí” de aromas encontró el arpegio exacto:

“El perfume sólo obtendría su identidad si la torre era tratada realmente como una Dama, muy fina, culta, decorosa, hasta vergonzosa en su exhibición, vestida de autor, sedas y brocatos”

No se usarían máquinas par no dañar la imagen visual, se perfumaría dándole al hotel realmente el tratamiento que se la da a la piel humana, como a una mujer de piel sedosa, a mano en los rincones estratégicos, donde el calor hiciera brotar con más fuerza el perfume.


Para las
Notas de Salida, acordes muy frescos debían fugarse de los fragancieros en gotas de Lima del litoral argentino y Flores de Azahares de la misma tierra colorada que aportaría pasión y el rastro de centenarios cultivos de Té.

El Corazón del Perfume, sería una muy francesa Verbena, que en el Noroeste Argentino tiene su prima hermana en el Cedrón; para unir ambas imágenes de “Touche” francés hermanado a la tierra sudamericana, usaríamos pues el cedrón que ocuparía a partir de ese momento el centro de la sinfonía.

Notas de Base: todo ese volátil conjunto necesitaba echar raíces firmes que sostuvieran las primeras notas y las extendieran en el tiempo. Era necesario para ello, un buen fijador pero como perfumista siempre me he negado a usar productos animales y los directivos del hotel no querían productos sintéticos.

Se resolvió con Maderas Autóctonas de suaves notas dulces y aterciopeladas de Guayaco (un raro árbol de las selvas norteñas de nuestro país, que reciben el nombre de Impenetrable y donde todavía habitan grupos aborígenes) y el no menos “Seda y Satén” de un Sándalo de la India natural.

Todo sería suavidad, dulzor, sentidos atraídos y serenados, tocados, conducidos, incentivados.

Se hizo una primara prueba. Como todo buen perfume, una gotas apenas en una “mouillette” (lo que usualmente llamamos “tiritas”), un rincón de sedas, un sillón de brocato, unas flores secas en un antiguo potiche de plata, unas gotas al aire. No hubo una sola persona que pasara indiferente. Habíamos logrado el afán.

La concentración que se usó fue de Eau de Parfum, con alcohol de triple destilación para eliminar todo posible rastro de olores químicos y etílicos.

Las notas del Cedrón llevaron al ambiente las interminables llanuras de la Puna del Noroeste Argentino, con su tierra de siete colores y sus agrestes montañas donde el Cedrón inmiscuye sus hojas de verde esmeralda desafiando el sol que arde en incontable horas por los senderos cansinos y silenciosos del último Inca.

Nunca fue fácil para el director el nombre de “Cedrón”, por lo que la rebautizó con la más mundana Verbena, en realidad hoy (y aunque el director siguió su camino de mundos diferentes por otras latitudes) todos la llamamos de ese modo.

… a veces, como cuando yo me detenía frente a aquel pasaje a curiosear aromas del tiempo sin tiempo, nuestra Verbena se escapa del pórtico y forja pequeños paseos por la memoria de la calle, de la curva, y del arroyo.


Hoy, como cuando fue creada hace seis años, sigue conmoviendo los sentidos.

Liliana Pagnotta es Maestra Perfumista, está especializada en Té, dirige Arkadia, Atelier de Aromas y Sabores de Autor, escribe artículos sobre estos temas en publicaciones especializadas en moda y tiene editados 4 libros.
Se agradece la colaboraciòn del hotel Sofitel Buenos Aires, en el suministro de las fotos de época.

miércoles, 31 de marzo de 2010

Alicia … en el Jardín de las Fragancias


… hasta que su tamaño se redujo a un pié de altura;
y entonces …
pudo entrar por fin en el fragante jardín entre brillantes macizos de flores
y fuentes frescas y cantarinas.
Ya junto a la entrada Alicia encontró un Gran Rosal ...

… si querés Arkadia envasó el Jardín de Alicia
Llamanos y reserva tu frasco !

Edición Limitada
www.arkadiavirtual.com.ar
www.arkadiavirtual.blogspot.com
+54 011 4373-1394

Bienvenidos a nuestro Atelier


Buenos Aires Moda, presentó en su evento Otoño Invierno 2010, su Aroma Exclusivo diseñado por la perfumista Liliana Pagnotta de Arkadia, inspirado en la Fragancia preferida de la Reina Victoria, siendo en su rubro, en el uso de una Identidad Aromática.

Luego de un estudio profundo el resultado se fusionó en :

Notas de Salida. Sutil toque de pequeñas flores rosadas

Notas de Corazón: Rosas rojas en perfecta fusión con especias como cardamomo y canela..

Notas de Base: Contundentes maderas nobles como el sándalo y el olíbano, hacuebdo que la fragancia perdure en el tiempo.

Kiss me Quick una sinfonía envolvente, cálida e invernal, para ambientar

espacios, percheros y “secretos”

Kiss me Quick La historia de un beso en la moda.

la Reina Victoria viuda desde muy joven (36 años) del amor de su vida, Reina por decisión y amante apasionada de su marido, decide dedicar lo que le quede de vida a bien reinar, sentando las bases de un Imperio al que se propuso convertir en refinado, moderno, culto y vanguardista, conducido eficientemente por una mujer joven, bella y deliciosamente vestida.

Entre las muchas novedades Victoria impuso la costumbre de perfumar cuartos y ropa con pequeños fragancieros realizados con perfumes naturales; muchos de estos se reducían a pequeños pañuelos con un puñado de flores muy aromáticas dentro, reviviendo el lenguaje de las flores, adorable costumbre que nos llega de los antiguos Celtas, en el que la fragancia y el color de cada flor tienen un significado.

Victoria decía con sus perfumes “sos mi amigo”, “te odio”, “haya paz”.

Tal vez el mas famoso de sus mensajes fue Kiss me Quick una fragancia que las malas lenguas, dicen que pensó para uno de sus mayordomos, el Sr. Brown que en los años de su viudez se convirtió en su inseparable, si bien la reina nunca dio señales de ningún tipo de preferencias hacia él, la leyenda dice que al morir ya muy anciana se descubrieron algunos pasadizos en el Palacio que comunicaba sus aposentos, con una tercer cámara secreta en la que Victoria guardaba bellos camisones, adorable ropa interior de encaje e innumerables frascos que contenían “Kiss me Quick”.

La cámara fue clausurada y se la conoció como “Los Secretos de Victoria”.

Entendimos que no había mejor lugar para reeditar su perfume que Buenos Aires Moda.

Tu Identidad Aromática está en nuestro mundo… cuando te la sugerimos???