domingo, 13 de junio de 2010

Rosa Schocking de Elsa Schiaparelli


En los años 20 una precursora de la moda se hacìa notar en Italia. Su nombre era Elsa Schaparelli. Con los años se convirtió en uno de los íconos de la industria, casi en los mismos años que Chanel. Hablar de ella era hablar de lujo, sencillez y buen gusto. Comienza con la creación de las fragancias alrededor de 1934, y su nombre se recuerda especialmente por dos de ellas: Schocking en el 1937, llamado de ese modo, por el color rosa fucsia, o chicle, ò confite que era su color insignia y que es el mismo que usamos en el logo de Arkadia y Zut en 1949, mucho mejor perfume, y también con la etiqueta rosa schocking. Bueno, para no fallarles y como el Schocking todavía no apareció les acerco una fotito de Zut, con frasquito de cristal, Extracto del año del lanzamiento. Que lo disfruten.

domingo, 6 de junio de 2010

Quienes sigue nuestro blog, saben que los domingos son el día ideal para divagar, recorrer sin tiempo los lugares y los negocios que amo, y descubrir aquellas sorpresas que Buenos Aires nos depara.
Ayer, luego de almorzar con una amiga, salí a caminar sin rumbo por las calles viejas y menos transitadas, me detuve en un negocio donde rara vez entro, y me puse a mirar los estantes colmados de pequeñeces, la vista vagaba, sin rumbo ni intención determinada, hasta que ¡Ups! me topé con una preciosura de frasquito, desconocido, me puse los anteojos…. y allí apareció el nombre: Miss Dior!!!!!!!
Sí leyeron bien: Miss Dior. El primer perfume de Christian Dior, editado con el nacimiento del New Look, allá por el 1947.
Tenía una salida de Gálbano, Gardenia, y Salvia, las Notas de Corazón de Nerolí, Rosa y Jazmín naturales y la clásica Base Chypre, de Musgo de Encina, Patchouly y Lábdano. No sé si hará falta contarles que como todos los frascos de esa época es de cristal de Baccarat, tiene una etiqueta que bien puede ser una mariposa ó una etiqueta coronada por un moño, todavía mantiene su aroma, y huele rico, aunque cansado por los muchos años, pero todas sus notas son aún perceptibles. Y bueno, es básicamente una lindura. Pasé mucho rato mirándolo, pensando por que manos pasó, quien fue su dueña, que cuello perfumó y para que instancias, recordemos que en aquella época, el perfume era todavía un lujo sólo para grandes eventos. Pues bien, aquí está disfrútenlo tanto como yo, y sepan los no entendidos, que es una verdadera rareza encontrar uno de estos frascos.