Aromas de Autor






… son aromas únicos pensados y creados, para dar individualidad a una persona, un producto ó un lugar.  De esta manera a todos aquellos que los vuelvan a oler  en cualquier circunstancia, tiempo y lugar, les “dispara” un  recuerdo inconciente … "así" olía aquella determinada persona o instancia del pasado, permitiendo que nuestra memoria olfativa nos transporte nuevamente hasta allí.
Un Perfume Exclusivo define a una persona, una casa, el lobby de un hotel ó un auto.

La finalidad de una fragancia será en definitiva esparcir en el ambiente que nos rodea un aroma agradable, con el carácter suficiente para perdurar, en el espacio como en la memoria evocativa de las personas.






… todo un desafío: dotar a una gran dama de su sello personal. Debía ser recatado pero impactante, suave pero persistente. Diferente pero familiar, dar sensación de cobijo en el destemplado invierno porteño, pero al entrar en el denso verano citadino era necesario remarcar sus notas frescas. Debía reflejar su ascendencia francesa, pero su asentamiento en tierras sudamericanas. Debía “oler” a tradición  pero no a viejo, ni femenino ni masculino, clásico y heterogéneo.
El perfume sólo obtendría su identidad si la torre era tratada realmente como una Dama, exquisita, culta, decorosa, hasta vergonzosa en su exhibición, vestida de sedas y brocatos.
Elaboré algunas muestras, pero ninguna llegaba a cumplir los requisitos de La Gran Dama… hasta que una solitaria mañana de sábado cuando el sol jugaba a las escondidas con los frondosos fresnos, como cuando un músico ensaya en su pentagrama vacío el mejor combinar las “notas” de una nueva sinfonía,  un “do, re, mí” de aromas  encontró el arpegio exacto.
Se resolvió con Maderas Autóctonas de suaves notas dulces y aterciopeladas de Guayaco (un raro árbol de las selvas norteñas de nuestro país, que reciben el nombre de Impenetrable y donde todavía habitan grupos aborígenes) y el no menos “Seda y Satén” de un Sándalo de la India natural.
Todo sería suavidad, dulzor, sentidos atraídos y serenados, tocados, conducidos, incentivados.
Las notas del Cedrón llevaron al ambiente las interminables llanuras de la Puna del Noroeste Argentino, con su tierra de siete colores y sus agrestes montañas donde el Cedrón inmiscuye sus hojas de verde esmeralda desafiando el sol que arde en incontable horas por los senderos cansinos y silenciosos del último Inca. 




Para las Notas de Salida, acordes muy frescos debían fugarse de los fragancieros en gotas de Lima del litoral argentino y Flores de Azahares de la misma tierra colorada que aportaría pasión y el rastro de centenarios cultivos de Té.

El Corazón del Perfume, sería una muy francesa Verbena, que en el Noroeste Argentino tiene su prima hermana en el Cedrón; para unir ambas imágenes de “Touche” francés hermanado a la tierra sudamericana, usaríamos pues el cedrón que ocuparía a partir de ese momento el centro de la sinfonía.

Notas de Base, todo ese volátil conjunto necesitaba echar raíces firmes que sostuvieran las primeras notas y las extendieran en el tiempo. Era necesario para ello, un buen fijador pero como perfumista siempre me he negado a usar productos animales y los directivos del hotel no querían productos sintéticos.





Esta Fragancia fue inspirada en el perfume de las maderas rescatadas del antiguo silo que Alan Faena transformó en hotel.
Es un aroma de impronta varonil y fuerte toque Oriental.
Se determinó su uso para dotar de Identidad las áreas comunes y habitaciones del lugar.
Mezclados con las superficies rústicas de las paredes de viejos ladrillos y con la suavidad del terciopelo de los cortinados, la fragancia de históricas evocaciones se esparce por el aire, vuela, trepa, se arremolina… y penetra en la memoria.

Su composición supone una meticulosa elección de cada una de las materias primas, que se maceran con artesanal paciencia, y se aplican con discreción en selectos rincones seleccionados para tal fin. 




Las Notas de Salida, son leves Terpenos Hesperidados, de Limón Tucumano jugando con las flores de una Bergamota Siciliana y el Aire del río cercano

Para el Corazón del Perfume se utilizaron esencias naturales de Pinotea, Guayaco, Cedro, Sándalo y Palo de Rosa. De las nombradas destacan en la composición tres maderas nobles, el Cedro de los lápices de colegio, el Guayaco de las herramientas aborígenes y el Sándalo Mysore de los templos hindúes.

Las Notas de Base, contiene suculentas Resinas de Benojui Rojo del Reino de Siam,  Benojui Gris de la Isla de Sumatra, y Granos de Opoponax de la Cordillera Media en los Andes, que reafirman la antigüedad del edificio, la historia del barrio y la fortaleza de la imagen.



No hay comentarios:

Publicar un comentario