Ensayos y Reflexiones







 Caminaba por una calle un poco oscura y solitaria,, iluminada tan sólo por el casi imperceptible plateado reflejo de la luna nueva, cuando escuché una voz que me llamaba…
Me asusté al principio, no le creí después… miré hacia todos lados y la voz inconfundiblemente 
venía… de allá arriba… 
.- La Luna…??? Sos la Luna que me habla…????
.- sí claro…. Quién sino…???
Me explicó que está estresada, que le está dando miedo tanto tránsito que hay por el cielo, que se quería tomar un descanso, entonces la miré bien, y aunque no me lo crean, 
la verdad es que sí, se la veía cansada….
.- tantos siglos acá… siempre en el mismo lugar, los mismos horarios… puf… me siento harta… quiero bajar, y necesito tu ayuda… me llevas a tu casa?
Más raro aún del hecho de que la luna me hablara, fue que tomé la decisión de llevarla conmigo, no más llegar, se bajó de mis brazos, recorrió el lugar y se acomodó arriba de un placard, casi diría que hecha bollito, una vez definido el lugar de descanso, se dedicó a jugar con mis gatos, jugaron horas, ellos la empujaban con sus manitos de pompón y ella se reía y en cuanto recuperaba el equilibrio corría hacia ellos entusiasmada…  pero ella no estaba acostumbrada, así que se cansó pronto y luego durmió horas y horas, fue increíble, pues cuando concilió el sueño, perdió el brillo, y quedó ahí oscura, 
apagada hecha bollito sobre el placard.
Su potente resplandor parecía un gran foco que salía de casa hacia el mundo, se lo dije, me dijo que se mantendría a oscuras para que nadie la descubriera, pero era tarde, al rato mi vecina tocó la puerta, había visto el resplandor cuando llegarnos y pensó que tenía alguna lámpara especial…por suerte se creyó que era de la calle, algo que había pasado…
Yo estaba un poco preocupada por la reacción de la gente, cuando notaran que la luna no estaba… en verdad, como se escapó durante la luna vieja - luna nueva, y estaba un poco nublado, nadie se había dado cuenta, pero con el correr de los días empezó la alarma…
“La Luna había desaparecido”
Se cayó???’ se desintegró???? Se salió de la órbita y vaga descontrolada por el cielo??? Chocará contra la tierra??? Se convirtió en tapa de todos los medios del mundo…
Yo entraba a casa y la veía ahí… tan acomodada, tan silenciosa, un día entré en puntas de pié, pero no había modo de sorprenderla, me escuchó , abrió uno de sus ojitos pícaros,
.- tengo hambre –me dijo-
Y se desperezó largo, conseguí polvo de estrellas, comió… pero antes de volver a dormirse me pidió perfume, en el cielo huele a aire fresco, a noche que ya cayó el rocío, huele a tiempo y a flores lejanas… podrías conseguirle algo de eso para conciliar mejor el sueño…???
No pude decirle que no, bajé a mi atelier, me encerré un rato y le alcancé un perfume de aire, tiempo y flores lejanas… me agradeció y volvió a dormirse…
A medida que la alarma en el mundo crecía, empecé a preguntarme como seguiría la historia, en algún momento, yo tendría que confesar lo ocurrido, y si ella se negaba a hablar con los demás y pensaban que yo sólo la había robado…??? luego me confortaba… es que alguien puede robarse la Luna…??? Y en todo caso… es un delito darle hospedaje cuando está cansada…???
Otro día pensaba en obligarla a salir, pero luego su sonrisa tímida cuando me veía llegar, me desarmaba, se le iluminaba el rostro y sonreía como anticipándose y pidiendo que no la eche de mi casa…
Lo más curioso es que no era enorme ahí arriba del placard, se acomodaba perfecto ,  y cuando le conté mi convicción de que era enorme, que siempre me habían enseñado que todos los planetas eran enormes, se rió y dijo: .- son los hombres… ellos lo magnifican todo…
Una tarde cuando llegué a casa encontré un verdadero desorden, polvo lunar por todos lados y mis gatos mirando como culpables… con mechones de sus largos pelos brillando, brillando… se ve que jugaron toda la tarde, pero el descontrol y la alegría, la había puesto brillante y otra vez causó alarma entre mis vecinos ese extraño resplandor que parecía salir “justo” de adentro de mi casa…
Esta vez, fueron varios los que golpearon mi puerta, preguntando si todo estaba en orden… entonces tomé la decisión, me sentaría a hablar con ella, debíamos juntas tomar una decisión sobre “su” y “mi” futuro, le expliqué que en algún momento tendría que volver, que no podía vivir de por vida en una casa, que tarde ó temprano nos descubrirían y sería muy difícil explicar lo que estaba pasando…
Pareció ponerse muy triste, sentí quede algún modo le estaba fallando como amiga, pensó, reflexionó, me pidió un tiempo en soledad, obviamente se lo dí…
Por la tarde me llamó y me hizo una pedido-propuesta, dijo que se sentía particularmente cómoda en casa, que había trabado buena amistad con mis gatos sus primero amigos en la vida y que adoraba el perfume que yo le había hecho, que le hacía recordar la casa de sus antepasados, que estaba convencida que le gustaba esto de sentir que tenía una familia, pero también entendía mi planteo, y sus responsabilidades, dijo además que había ojeado los diarios en internet y veía que el revuelo por su ausencia era enorme, que volvería a su lugar, esa misma noche… pero….
Me proponía volver a casa de visita cada luna vieja-luna nueva, en esos dos ó tres días que el cielo parece negro y la luna parece no estar, quería volver a escaparse, jugar con mis gatos, alimentarse de polvo de estrella terrestre, perfumarse con flores terrestres convertidas en perfume lunar  y tener con quien hablar…
No pude negarme…



     
Hace años que escribo, mis cuadernos de viaje, escritos, tachados, ilustrados, con figuritas y pegatinas, llenan verdaderos espacios de mi biblioteca, he publicado, no he publicado, he escrito en revistas muy cultas unas, muy fashionistas las otras, he volcado lo que pienso libremente o me han pedido que investigue sobre algo determinado; lo único cierto es que cada vez que he metafóricamente “tomado la pluma” lo he hecho desde lo profundo de mi corazón, teniendo en algún rincón del alma, aquellas memorables bibliotecas que nutrieron de sentido a la humanidad…
Encontrarán pues en este sector una serie de cuentos propios y ajenos, reflexiones, relatos y metáforas que afloran en mi ó que fueron escuchadas al pasar en algún camino, en algún rellano, en algún descanso, en alguna espera, espero que los disfruten tanto como me ha sucedido al vivirlos…
La imagen que ilustra nuestra portada es "La Biblioteca de Babel" según el pintor franco marroquí Eric Desmazieres, considerado el más importante pintor contemporáneo de arquitectura fantástica, así es que, como muchos de nuestros relatos estarán el límite mismo, creímos que era la portada más oportuna que podíamos brindarles. Que lo disfruten.



No hay comentarios:

Publicar un comentario